COMPARTE TUS LOGROS
Y SOPORTA A LATINOAMÉRICA

¡Dona ahora!

¡CONSTRUYAMOS UN MUNDO
SIN FRONTERAS NI DESIGUALDAD!

¡Dona ahora!

NECESITAMOS TU APOYO PARA
EDUCAR, EMPODERAR Y SEGUIR LUCHANDO

¡Dona ahora!

El sistema inmunológico – Macrófagos

Macrófagos - Los campeones del sistema inmunológico

Por Steve Hill

Transcripción del artículo en LEAF

Los Macrófagos (Griego: grandes devoradores, del griego makros = grande, phagein = comer) son un tipo de glóbulo blanco que engulle y digiere restos celulares, sustancias extrañas, microbios, células cancerosas y cualquier otra cosa que no tenga los marcadores de proteínas específicos de las células sanas del cuerpo en su superficie en un proceso llamado fagocitosis. Los macrófagos son grandes fagocitos y se encuentran en todos los tejidos, donde patrullan para patógenos potenciales y residuos celulares para eliminar. La imagen aquí muestra cómo los macrófagos se envuelven y comen residuos no deseados y patógenos usando fagocitosis.

Los macrófagos tienen una serie de variantes específicas de tejidos en todo el cuerpo (por ejemplo, Microglia, Histiocytes, Osteoclastos Kupffer y otros), pero todos son parte del sistema de fagocitos mononuclear y desempeñan esencialmente el mismo papel de limpieza dentro del cuerpo. Los macrófagos se desarrollan en la médula ósea como monocitos que circulan en el torrente sanguíneo hasta que se asientan en los tejidos y se convierten en uno de los muchos tipos específicos de tejido de macrófagos.

Además de la fagocitosis, los macrófagos juegan un papel crítico en la defensa no específica (de la inmunidad innata) y también ayudan a iniciar mecanismos específicos de defensa (inmunidad adaptativa) reclutando otras células inmunes tales como linfocitos para ayudarlas a combatir patógenos.

En los seres humanos, los macrófagos disfuncionales causan enfermedades graves como la enfermedad granulomatosa crónica que resulta en infecciones frecuentes y el envejecimiento hace que los macrófagos se vuelvan cada vez más pobres en la limpieza celular y en la lucha contra los patógenos. Varios esfuerzos de investigación se han centrado en tratar de devolver macrófagos disfuncionales envejecidos a niveles más juveniles de función mediante la modulación del sistema inmunológico (en particular microglia - macrófagos) usando señalización pro-juvenil. Un esfuerzo de este tipo en 2016 utilizó células madre mesenquimales enviadas al área de daño y resultó en una reducción de placas en ratones de Alzheimer, ya que estas células madre reducen la inflamación y estimulan la función pro-juvenil vía señalización intracelular[1].

Recientemente, los investigadores demostraron que la entrega de nuevos macrófagos funcionalmente jóvenes en el cerebro resulta en la eliminación de las placas (proteínas mal plegadas) asociadas con la enfermedad de Alzheimer[1]. Esto significa que el envejecimiento del cerebro no es un proceso unidireccional y sugiere que podríamos ser capaces de usar nuestros propios macrófagos rejuvenecidos para tratar esta horrible enfermedad y otras enfermedades similares como la enfermedad cardíaca y el Parkinson, que también implican acumulación de placa.

 

Referencias

[1] Naaldijk, Y., Jaeger, C., Fabian, C., Leovsky, C., Blüher, A., Rudolph, L., ... & Stolzing, A. (2016). Effect of systemic transplantation of bone marrow?derived mesenchymal stem cells on neuropathology markers in APP/PS1 Alzheimer mice. Neuropathology and applied neurobiology.
[2] Daria, A., Colombo, A., Llovera, G., Hampel, H., Willem, M., Liesz, A., ... & Tahirovic, S. (2016). Young microglia restore amyloid plaque clearance of aged microglia. The EMBO Journal, e201694591.